Cómo ser un buen líder: los mejores consejos que leerás hoy

La atracción y retención de talento es importante, pero el desarrollo de buenos líderes contribuye a formar grandes equipos en una empresa. El éxito de las compañías se fundamenta en el desarrollo de estrategias de calidad, pero ¿quién implementa esas estrategias? ¿Quién guía a los equipos? ¿Quién da el impulso para que esas actividades se traduzcan en resultados positivos? Un buen líder es la figura que está detrás de todo esto y hace que sea posible.

Y nos referimos por la palabra líder para evitar las palabras jefa/jefe, manager o gerente, ya que un líder no siempre es el que lleva el título en la empresa. Puede llegar a ser cualquier persona que esté involucrada en un proyecto y guíe al resto de los individuos para desarrollarlo. 

Ayuda a su equipo y se involucra con él; contribuye a que los equipos se desarrollen y crezcan; aconseja y motiva. Un buen líder es esa persona que sigues como ejemplo y orienta cuando alguien de su equipo está perdido.

Pero ¿cómo ser un buen líder para tu empresa? Es posible que cuentes con todas las cualidades para convertirte en uno, solo que no has encontrado esa inspiración que te incite a continuar por ese camino. Este artículo está hecho precisamente para darte ese empujón que necesitas y sepas lo que tienes que hacer para convertirte en el mejor. 

Ahora, ser un buen líder en una empresa requiere de mucho temple y dedicación. Seamos honestos: manejar una organización en la que conviven muchas personas con diferentes habilidades y personalidades puede ser un tanto difícil. Por ello, tener un buen líder dentro de una empresa permite que la convivencia sea mucho mejor y los procesos para cumplir con los objetivos sean más divertidos, livianos y funcionales

Los buenos líderes tienen habilidades y gusto por dirigir a sus equipos hacia el éxito. Saben cómo responder ante cualquier situación y siempre están preparados con la mejor actitud. Conozcamos un poco más acerca de las cualidades necesarias para este rol.

Si bien no hay una lista definitiva (ni obligatoria), ya que existen diferentes tipos de líderes, hay algunos aspectos que son más comunes. 

1. Proactividad

Asume el control de cualquier acontecimiento positivo o negativo dentro de la empresa. La diferencia es que sabe cómo actuar, qué decir y qué evitar. Sabe aprovechar oportunidades y toma riesgos cuando es necesario para conseguir sus objetivos. Y si no encuentra una solución, busca alternativas. 

2. Confiabilidad

Un buen líder inspira confianza, por ello mucha gente lo sigue y lo toma como ejemplo; saben que pueden confiar en que sus indicaciones son las correctas. Pero esto lo ha trabajado con creces, pues no solo tiene una actitud segura, sino que cumple sus promesas. Es una persona íntegra que la gente tiene en cuenta por decisión propia, no por obligación. 

3. Consideración 

Un buen líder, además de ser un excelente oyente, considera a todos los miembros de su equipo antes de tomar cualquier decisión relevante. Esto muestra respeto y evita perjudicar a alguien más con sus acciones. Cuando se trata de buscar alternativas o nuevas estrategias, escucha las opiniones de los demás, pues sabe que al reunir las mejores ideas se puede llegar a resultados más grandes de los que esperan. 

4. Claridad al hablar

Muchas veces las personas pueden tener una instrucción muy clara en su cabeza, pero comunicarla a los demás y que la entiendan sin complicaciones puede ser difícil. Los líderes tienen muchas habilidades de comunicación y saben cómo transmitir un mensaje de manera que todos lo entiendan.

5. Visión 

Todos los buenos líderes saben cuáles son sus objetivos y se visualizan alcanzándolos. Si un líder no sabe a dónde quiere llegar, no podrá lograr atravesar la meta. Los buenos líderes no dejan su plan de acción a medias, sino que buscan todas las alternativas posibles para conseguirlo.

1. Conoce bien a tu equipo de trabajo 

Hay muchos equipos, en cualquier ámbito, que no conocen a las personas con quienes trabajan. Y peor aún, no saben muy bien lo que hacen ni les preocupa mucho entenderlo. Por ejemplo, existen entrevistas a bandas musicales en las que a alguno de los miembros le preguntan acerca de las letras que escribe el compositor de la banda. Las respuestas, en ocasiones, son muy desalentadoras, ya que no tienen comentarios al respecto, no saben muy bien de qué tratan ni tampoco les interesa mucho averiguarlo. 

Si esta actitud de desconocimiento dentro de un ámbito musical acarrea problemas, imagina lo que puede desembocar en una empresa o equipo de trabajo. Un buen líder se ocupa por conocer a todos sus colaboradores y recordar aspectos importantes de cada uno de ellos. Pero eso no es todo. También alienta a que los demás se involucren con sus compañeros y, así, crear un ambiente laboral más armonioso y de confianza. 

Esto no significa que seas capaz de escribir la biografía inédita de cada uno de los miembros de tu equipo, pero sí saber datos básicos y uno que otro que sea especial para aquella persona, por ejemplo: el nombre de su gato o las ocupaciones de sus hijos. 

Estos detalles hacen que la otra persona se sienta escucha y valorada. Y hacer sentir mejor y motivada a una persona, es una de las claves para ser un buen líder.

2. Delega y prioriza tareas

Seguramente has presenciado cuando una sola persona quiere hacerse cargo de absolutamente todo; sin ayuda de nadie. Y si bien esto puede funcionar un cierto tiempo, cuantas más actividades o labores vayan surgiendo, menor control tendrá para realizarlas eficazmente. 

Para convertirse en un buen líder lo primero es aceptar que no tienes por qué hacerte cargo de todo. Las habilidades de liderazgo se entrenan cuando priorizas las tareas que tú debes realizar y determinar las que tu equipo de trabajo es capaz de hacer. 

Esto no significa solo asignar tareas a personas al azar. Un buen líder identifica las fortalezas de cada miembro de su equipo para asegurarse de que las actividades se realicen de forma efectiva.

Esto aumenta tanto la calidad como la productividad en tu área de trabajo, pues cada persona está encargada de lo que sabe, puede y quiere hacer.

3. Comunícate constantemente con tus colegas

Una vez que hayas determinado quién hace qué en tu área de trabajo, lo siguiente es mantener una comunicación fluida con tus colegas. Si bien los líderes siempre deben tener su puerta abierta para escuchar lo que su equipo tenga que decir, un buen líder no espera a que ellos se acerquen.

Para ser un buen líder es vital que tú des el primer paso para conocer lo que cada miembro de tu equipo necesita. Asegúrate de que hagan sus actividades eficazmente, pero también ocúpate de que cuenten con todo lo necesario para realizar su trabajo de manera más sencilla y cómoda. 

Si bien no siempre será posible que hables directamente con ellos varias veces al día, puedes implementar plataformas de comunicación, como un chat interno, donde fomentes la comunicación constante entre todos. Además, garantiza que, en caso de tengan algo que decir, estás disponible para atenderlos. 

4. Aprende a manejar emociones 

Ser un buen líder implica, muchas veces, tener que pensar con la cabeza fría. Con esto nos referimos a que, si bien es conveniente que te muestres transparente ante los demás, también habrá momentos en los que debes saber cómo controlar tus emociones

Esto no significa que los buenos líderes carezcan de emociones, sino que saben cómo concentrarse y abstenerse a cualquier pensamiento negativo que pase por su mente en situaciones de crisis. No se apresuran a sacar conclusiones, pues el ser impulsivo y emocional en exceso los puede alejar de su buena gestión. 

Tan solo visualiza este escenario: si en tu empresa, en un día que parecía muy normal, de repente surge una crisis y tú, como líder, actúas con pánico y miedo, ¿qué le vas a transmitir a tu equipo? Pánico y miedo. 

Por el contrario, si te muestras honesta u honesto, pero con tranquilidad y considerando todas las alternativas que existen para resolver el problema, ¿qué crees que hará tu equipo? Comenzará a pensar en más soluciones. 

<< Descarga gratis el informe de liderazgo para un mundo digital >> » src=»http://fuerteventurafood.com/wp-content/uploads/2021/11/como-ser-un-buen-lider-los-mejores-consejos-que-leeras-hoy.png» align=»middle»></a></h3>
<p>Este es uno de los pasos más importantes para ser un buen y buena líder, pues por tu manera de reaccionar puedes desencadenar tanto buenas como malas experiencias para tu equipo. </p>
<h3>5. Domina tu ego</h3>
<p>Para un buen líder no existe una tarea demasiado grande, demasiado pequeña o sin valor alguno. Así como pueden ser capaces de manejar al cliente más difícil o liderar una gran área comercial, también pueden preparar ellos mismos la sala de junta para una reunión importante, si es lo que el equipo necesita en ese momento. </p>
<p>Cuando no tienes una distinción entre grande o pequeño, toda tarea se vuelve esencial para que el trabajo se realice con éxito. No importa si incluso un día tu mayor reto sea preparar el café más delicioso para una cita con clientes.</p>
<p>¿Alguien más puede hacerlo? ¡Claro! Para ello has delegado actividades, pero si en un determinado momento es vital que tú lo hagas, hazlo. Recuerda, todo lo que realizas, grande o pequeño, <strong>inspira a tu equipo y lo motiva a dar lo mejor de sí mismo </strong>y, por supuesto, a sacarlo de su zona de confort y ser proactivo en cualquier labor que se requiera. </p>
<p>Estos son algunos pasos esenciales para ser un buen líder, pero también queremos compartirte otros consejos de aquellos líderes que han conquistado el mundo de los negocios y son expertos en manejar grandes equipos con eficacia. </p>
<div class=

Cómo ser un buen líder: 14 consejos inspiradores

  1. Ten disciplina y trabaja duro.
  2. Conoce tu negocio por dentro y por fuera.
  3. Mantén la ética y difunde valores.
  4. Reconoce los logros de tus colaboradores.
  5. Aprende a delegar a la persona correcta.
  6. Desarrolla el talento y el potencial de tu equipo.
  7. Emprende y sé constante.
  8. Sé amable y servicial.
  9. Inspira, no solo supervises.
  10. Transforma líderes, no seguidores.
  11. No le temas al fracaso y no dejes de experimentar.
  12. Aprende a comunicarte con éxito.
  13. Crea relaciones cordiales.
  14. Elige ser extraordinario.

1. Sé disciplinado y trabaja duro

Ana Botín, banquera española y presidenta del Banco Santander, comenta que desafortunadamente no existe una varita mágica que te ayude a llegar al éxito. Su secreto es el trabajo duro, tener disciplina, visión de negocio y espíritu emprendedor. Cuando eres disciplinado, en algún momento te encontrarás dirigiendo equipos muy grandes y cambiando la vida de millones.

Esto también incluye la educación, pues la formación debe ser para toda la vida. Actualizarte y conocer qué es lo que pasa en tu entorno te da un panorama más amplio de las innovaciones que debes tener en tu propio negocio.

Para Botín, trabajar toda tu vida, o al menos una parte de ella, por un mismo objetivo te ayudará a centrarte en lo que deseas. «No abandones tus sueños y podrás lograr cualquier cosa que te propongas», menciona.

2. Conoce tu negocio por dentro y por fuera

La CEO de General Motors, Mary Barra, destaca que para ser un buen líder y dirigir un negocio exitoso tienes que rodearte de las personas correctas, crear la cultura adecuada y la estrategia perfecta. Pero, sobre todo, tienes que asegurarte de escuchar a todos en el entorno de tu compañía. ¿Qué es lo dicen tus empleados, clientes y competidores de ti? Para esta líder empresarial toda esta información te hará aprender mucho más acerca de lo que estás haciendo y hacia dónde tienes que dirigirte.

De igual forma, para Mary Barra es importante que la cultura de tu empresa inspire a tus colaboradores a perseguir una visión en común. Que todos sepan cuáles son las metas a alcanzar y colaboren constructivamente para llegar a ellas. Además, no olvidar a los clientes, pues todas las estrategias que se emprendan deben tenerlos a ellos en el centro para que sean funcionales.

3. Sé ético y difunde valores 

Para Daniel Servitje, presidente y director general de Grupo Bimbo, la base del liderazgo efectivo es la ética. Ser un buen líder no solo es convertirte en un emprendedor exitoso. Debes poner el ejemplo y para ello, según Servitje, es necesario promover la confianza y la integridad en todo momento.

Si eres la cabeza de un grupo o equipo, tus decisiones encaminarán a todos. Por ello tienes que ser congruente con lo que piensas y dices. Cuando actúas de acuerdo con tus valores, será muy difícil desviarte de ellos. 

4. Reconoce los logros de tus colaboradores 

Un buen líder sabe reconocer los méritos de las personas que lo rodean. No lo decimos nosotros, lo afirma Warren Buffet, CEO de Berkshire Hathaway, quien también destaca que la integridad es una de las características que comparten todos los grandes líderes. Tu éxito no es solo tuyo, sino de cada una de las personas que estuvieron a tu lado trabajando contigo. 

Llegar a la meta o cumplir con los objetivos es un trabajo en equipo. Tal vez lo hubieras conseguido por ti solo, pero el camino habría sido más difícil y aburrido. Aplaude las ideas innovadoras y las aportaciones de tus colaboradores. Toma consejos de ellos también para crecer más rápido de manera conjunta. 

Acerca del reconocimiento, Buffet sugiere que no se haga solo por justicia, sino como motivación para seguir mejorando. Una empresa en la que los trabajadores son constantemente motivados tienen mayor productividad. Tú, como el líder en el que te quieres convertir, no dejes de alentar a tu equipo para sacar lo mejor de él y de ti. 

5. Aprende a delegar a la persona correcta 

Una de las claves del éxito y para saber cómo ser un buen líder, según el magnate Bill Gates, es saber a quién delegar tareas. Un buen líder tiene una visión inteligente sobre quién es la persona más apta y con mayor experiencia para hacerse cargo de alguna actividad o tarea. 

Para saberlo, tienes que estar muy familiarizado con cada miembro de tu equipo: cuáles son sus habilidades y sus estilos para trabajar. Además, también debes considerar el nivel de carga de trabajo y si esa persona es capaz de realizarlo en tiempo y forma. 

Delegar no significa desprenderte de alguna tarea, simplemente tú no puedes hacerlo todo. Y no está mal pedir ayuda. Lo importante es que, como líder, sepas seleccionar el grupo de colaboradores más talentosos que te ayuden a construir el camino en común. 

6. Desarrolla el talento y el potencial de tu equipo 

Un buen líder debe cultivar una actitud positiva y una permanente proactividad para cambiar y mejorar las cosas. Esto lo dice Javier Carril, quien es un mentor empresarial y autor de cinco libros sobre los buenos hábitos para el éxito personal y profesional. También fundó la empresa consultora Execoach. 

Para Javier, un líder debe tener siempre en mente la innovación, la autenticidad y el humanismo. Y esa misma filosofía es la que debes sembrar en cada uno de los miembros de tu equipo. Como líder, tienes la tarea de potenciar los talentos de todos. Tal vez haya personas que aún no saben para qué son buenas, pero tú puedes motivarlas para encontrar su misión. 

Cuando desarrollas los talentos de tu equipo, te aseguras de que el ejército de empresarios o emprendedores que están a tu cargo o siguen tu ejemplo serán profesionales que buscarán lo mismo en los demás. Toda persona tiene un potencial y, a través de tu enseñanza y aliento, la llevarás a tu lado hasta las metas que también desea conseguir. 

7. Emprende y sé constante 

Los líderes pueden tener sueños u objetivos en los que pocas personas van a creer. Sin embargo, si tú tienes la visión de que lo deseas, empréndelo y sé constante. Este es uno de los consejos que Mariand Castrejón da a sus seguidores. 

Yuya, como es mejor conocida, inició su trayectoria con tan solo 16 años haciendo videos tutoriales en YouTube. Hoy en día, a sus 28 años, se encuentra entre las mujeres más ricas y poderosas de México. Y además de sus videos, ha escrito libros, da conferencias y ha lanzado su propia línea de cosméticos. 

Mariand es una líder que inspira a los jóvenes a realizar sus sueños, por muy pequeños que puedan parecer y no le da miedo emprender. También deja como gran enseñanza que la edad no importa cuando tienes un ideal. Con constancia y dedicación, podrás alcanzar tus metas y, con ellas, poner el ejemplo a los demás de que sí se puede. 

Los buenos líderes son capaces de anticiparse al cambio y analizar los problemas antes de que aparezcan. No reaccionan; construyen antes su futuro y el de su equipo. Documentarte bien, reflexionar, leer sobre tu industria o campo, e incluso elegir bien con quién pasas tu tiempo libre, son puntos clave que te ayudarán a esa gestión de cambio y a crear una historia de liderazgo ejemplar. 

8. Sé amable y servicial 

Esta es una de las frases que más se le conocen a Barack Obama y que repite constantemente en sus charlas acerca de liderazgo. Pero ¿por qué ser amable y servicial? Según el expresidente de Estados Unidos, esto puede lograr que te rodees de gente talentosa y te sientas bien contigo mismo. 

Para ser un buen líder es imprescindible tener la capacidad de escuchar a los demás y rodearte de diferentes clases de personas. De cada una aprenderás otros puntos de vista y entenderás otros modos de comprender y solucionar problemas. 

Otra manera de ser amable con los miembros de tu equipo es dejarlos que se desarrollen y crezcan. Así los apoyarás potenciando sus habilidades y los empoderarás. «Es importante entender que lo que importa no eres tú, sino la gente a la que sirves. Si solo piensas en ti, no funciona; no es la clase de liderazgo que perdura», dice Obama. 

De igual forma, no pienses que si trabajar con personas parecidas a tu forma de ser hará más fácil la toma de decisiones o llegar a un acuerdo. No todo el tiempo es así. Los buenos líderes son quienes saben rodearse de diferentes tipos de personalidad, con diversas experiencias, características y opiniones.

Amplía tu red de contactos y trabájala. Hoy en día, la comunicación social es muy fácil gracias a las redes sociales como LinkedIn, Twitter o Facebook. Lo difícil es mantenerla y cuidarla. Por ello, trabaja tu red y desarróllala con base en la diversidad. Así, cuando necesites ampliar tu equipo, serás capaz de reunir a personas con diferentes aptitudes y opiniones, que te ayuden a ver desde distintos puntos de vista que antes no habías pensado y que te llevarán a ese objetivo común.

9. Inspira, no solo supervises

Como una forma de revolucionar el liderazgo, el CEO de Netflix, Reed Hastings, ha propuesto cambiar un poco el modelo tradicional de los líderes que solo se preocupan por dar órdenes y no acompañan a sus equipos en sus actividades. La cultura corporativa que él maneja y recomienda es aquella centrada en el talento y colocar a las personas por encima de los procesos. 

Si como líder te propones inspirar a tus colaboradores, desarrollarás más la creatividad colaborativa. O dicho de otra manera: «Responsabilidad sin libertad es frustración». A nadie le gusta trabajar bajo estrés; después de un tiempo te desgasta y no permite que las buenas ideas fluyan. 

En este mismo sentido, Hastings habla acerca del Dream Team, que consta de dos aspectos fundamentales: talento, es decir, tener a las personas correctas en los puestos de trabajo correctos; y, retroalimentación, que debe ser tan suficientemente fuerte para brindarla como para recibirla. Esta combinación crea cosas extraordinarias y oportunidades que no pueden desaprovecharse. 

Siempre escucha y ponte en la situación de las otras personas. Aunque nunca hayas vivido esa circunstancia, la empatía reforzará a tu equipo y te ayudará a sacar adelante los objetivos. El líder que entiende a su equipo es aquel que es capaz de motivar y auxiliar en los momentos difíciles. 

Por ello, cada vez que estés dando instrucciones, pregúntate: ¿estoy solo dando órdenes o estoy acompañando a mi equipo? Verás la gran diferencia.

10. Transforma líderes, no seguidores 

Si bien es nato de un buen líder estar rodeado de personas que siguen su ejemplo, lo primordial es inspirarlos para que puedan realizar lo que tú sabes hacer bien. Al menos, esta es la forma de pensar de Rodrigo Herrera Aspra, empresario y presidente del Consejo de Administración de Genomma Lab. 

Enseña a tus colaboradores cómo haces las cosas, pero también potencia su talento y motívalos hasta que ellos mismos busquen ser líderes en sus habilidades. 

Rodearte de un equipo que es líder en su área o conocimiento te ayudará a trabajar de mejor manera y ser más innovador a fin de alcanzar tu meta.

11. No le temas al fracaso y no dejes de experimentar 

Jeff Bezos un día decidió ignorar el consejo de su jefe y dejó su trabajo en Nueva York. Tal vez si en ese momento hubiera tenido miedo a fracasar en el sueño que tenía, hoy no sería el fundador de una de las compañías de ecommerce más exitosas en el mundo: Amazon. 

Para este líder empresarial, el fracaso es una parte esencial de la experimentación, y para él Amazon fue un gran experimento. Su proyecto pudo haber salido mal, pero «Si decides que vas a hacer solo las cosas que sabes que van a funcionar, dejarás muchas oportunidades de lado»

Un buen líder no se desanima cuando las cosas no salen como esperaban. Todo lo contrario. Estás experimentando y conociendo todas las posibilidades y alternativas que tienes; además, estás probándote a ti misma o mismo lo que eres capaz de hacer

El camino al éxito para un líder puede tener muchas altas y bajas, pero, tal como dice Bezos: «Al final, no eres más que el conjunto de tus decisiones… constrúyete a ti mismo una gran historia». 

12. Aprende a comunicarte con éxito

Para Tara Fenessy, entrenadora de liderazgo, oradora y autora del galardonado libro Leadership ‘WOW’ Factor, las relaciones y los resultados son dos estrategias centrales que diferencian a los buenos y grandes líderes. 

Para ser un buen líder es vital saber comunicarse con los equipos de trabajo e infundir motivación para conocerlos y comprenderlos. Por ello, la comunicación interna se vuelve esencial. Esto significa percatarte de cómo son tus colaboradores en cuanto a su tipo de personalidad y necesidades, para después aprovechar sus cualidades y mejorar al equipo. 

Hacer esto, no solo te convierte en un buen líder, sino también, ayuda a que los resultados comerciales sean mucho más atractivos y de beneficio para la empresa. 

13. Crea relaciones cordiales

Uno de los consejos esenciales para Nate Masterson, CEO de Maple Holistics, es crear camaradería con los equipos de trabajo. Cuanto más un colaborador se sienta incluido dentro de un equipo, mejor será su desempeño. Además, si se brindan herramientas para que puedan desenvolverse como individuos, se completan dos lados importantes para que su productividad se mantenga intacta. 

Y algo a tener en mente, aconseja Nate, es llevar el fomento del trabajo en equipo a algo más que un simple eslogan. Si el líder de un equipo asegura que todos sus compañeros son importantes, pero no emprende acciones para satisfacer sus necesidades, entonces no se está cumpliendo el verdadero objetivo. 

14. Elige ser extraordinario

Uno de los empresarios más populares actualmente, Elon Musk, ha dicho que «La gente puede elegir ser normal». Pero si deseas ser un buen líder, tienes que ser lo contrario. Desafíate y cuestiónate en todo momento y haz lo inesperado.

Hace años nadie pensaría que la inteligencia artificial o las exploraciones en Marte serían posibles. Algo que han dejado muy en claro los líderes empresariales es que todo es posible con mucho esfuerzo y visión para lograr las metas que te propongas y cumplas hechos históricos.

Cómo ser un buen líder

Atrévete a ser diferente e innovador. Uno de los grandes errores que puedes cometer es estancarte y no seguir avanzando con tu equipo. Piensa en grandes metas y fija luego objetivos pequeños a corto plazo que motiven a tu equipo. Eso ayudará a que los resultados se consigan poco a poco, pero de manera constante.

Y sobre todo, aprende de los innovadores. Nunca deseches ideas que en un principio se salgan de tu esquema. Luego te darás cuenta de que el éxito es de quien rompió moldes. Los buenos líderes son los que arriesgan, se atreven a ser diferentes y son capaces de superar que un grupo de personas les diga que su idea es ingenua.

En definitiva, los buenos líderes son quienes no están cómodos con lo que pasó ayer, quienes están preparados para la realidad de ahora y para lo que pueda acontecer mañana. 

Esperamos que hayas reconocido en ti algunos de estos aspectos y busques desarrollar los que no. Este es tu momento.

Cuáles son las tendencias de liderazgo en el mundo digital

  Informe liderazgo